Declaración de Fe

ASPECTO TEOLÓGICO

Creemos que las Sagradas Escrituras (tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento) son verbalmente inspiradas por Dios y no contienen ningún error en el original; constituyendo la autoridad suprema y final para la fe y la vida.
Creemos en un Dios, creador y sustentador del universo, eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Creemos en la Deidad de Jesucristo, Su nacimiento virginal, Su vida sin pecado, Su muerte para pagar la pena de nuestros pecados, Su resurrección corporal, Su exaltación a la diestra de Dios, Su retorno personal, inminente y pre milenial.

ASPECTO ANTROPOLÓGICO

Creemos que todos los hombres han pecado y por lo tanto son culpables ante Dios y están bajo Su condenación.
Creemos que a todos aquellos que por la fe reciben a Jesucristo, nacen de nuevo por la obra del Espíritu Santo, y son por lo tanto hijos de Dios, estando eternamente salvos, y que el Espíritu Santo mora en cada creyente para iluminarlo, guiarle y darle el poder necesario para la vida, testimonio y servicio.
Creemos que Dios da dones espirituales a todos los creyentes para la edificación del cuerpo de Cristo.
Creemos que Dios responde a las oraciones de Su pueblo y satisface sus necesidades conforme a Su propósito.
Creemos en la resurrección corporal de justos e injustos, la eterna dicha de los salvados en gloria, y el eterno y consciente castigo de los perdidos en el infierno.
Creemos que todos los creyentes son llamados a una vida de separación de una práctica y alianza mundanal y pecaminosa.

ASPECTO ECLESIOLÓGICO

Creemos que la iglesia es el cuerpo de Cristo, integrado por todos aquellos que han aceptado a Cristo como su Señor y Salvador.
Creemos que la iglesia debe ser la expresión del amor de Dios para suplir las necesidades integrales del hombre.
Creemos que la iglesia tiene la misión de ser luz a todas las naciones, ciudades y pequeñas comunidades predicando el evangelio a todos los grupos étnicos del mundo.
Creemos en las misiones transculturales como medio para establecer iglesias autóctonas en lugares vírgenes a la evangelización.
Creemos que la misiones foráneas trabajarán en el campo misionero hasta que la iglesia nativa emerja, colocándose a partir de allí debajo del liderazgo local y autóctono, contribuyendo al crecimiento de la misma.
Creemos que las congregaciones locales deben desarrollarse internamente y reproducirse externamente a través de la siembra de nuevas congregaciones interdependientes.

ASPECTO ESCATOLÓGICO

Creemos en el inminente retorno del Señor Jesucristo, lo que dará inicio a un tiempo de gran tribulación y juicios divinos sobre el planeta.
Creemos en un reino milenial visible de Cristo junto a su iglesia.
Creemos en el juicio del gran trono blanco, lugar donde Dios juzgará a todos los incrédulos.
Creemos en la condenación eterna, destino final de Satanás y sus ángeles, y de todos aquellos que rechazaron la salvación en Cristo Jesús.
Creemos en la vida eterna que todos los cristianos experimentarán en un estado de glorificación.