Misión

DECLARACIÓN DE MISIÓN DEL CENTRO FAMILIAR CRISTIANO

La Misión de la Iglesia Centro Familiar Cristiano (CFC) de Santa Fe, República Argentina, es acompañar a toda persona a: Un encuentro con Jesucristo, a madurar en la vida cristiana, a practicar el compañerismo y a expresar al mundo la fe que nos ha cambiado”.

I. La Misión:
Entendemos por misión una descripción concisa, memorable de porqué existe la iglesia y de cuál es su propósito. Esta es general, breve y bíblica. Es lo que se supone que la iglesia local está haciendo.

1. La misión determina la dirección de la iglesia.
2. La misión define propósito y función de la iglesia.
3. La misión enfoca en el futuro del ministerio.
4. La misión es el estándar que guía todas las decisiones.

La misión impulsa la unidad en la iglesia.
Dijo Jesús: No ruego sólo por éstos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos, para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí. Permite que alcancen perfección en la unidad, y así el mundo reconozca que tú me enviaste y que los has amado a ellos tal como me has amado a mí.” (Jn 17.20-23)
Escribió San Pablo:Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz.” (Efesios 4.3)

5. La misión guía la estrategia de una iglesia.
6. La misión facilita la evolución de la iglesia.

II. Iglesia Centro Familiar Cristiano (CFC) de Santa Fe, República Argentina:
Nuestra iglesia intenta ser desde su comienzo una verdadera familia espiritual, donde cada uno se sienta parte del conjunto y donde cada persona tenga un valor único e irremplazable. Valoramos el ser por encima del conocimiento y de las habilidades sin menoscabar ninguna de ellas, por lo cual enfatizamos el carácter cristiano, como una expresión plena y sincera de nuestro Señor Jesucristo en y a través nuestro. (Fil 1.8)

III. Acompañar a toda persona:
Consideramos que el cristianismo se vive en comunidad y que nadie debe sentirse dentro de la iglesia un “llanero solitario”. El liderazgo, los ministerios y aun la estructura misma deben servir para que la iglesia sea “la comunidad del pueblo de Dios”. (1 Pe 2.9, 10)

IV. Un encuentro con Jesucristo:
Creemos que el encuentro primario y fundamental de todo hombre con Dios, es aceptar a Jesucristo como Salvador y Señor, ya que por esto se reconcilia con Dios y es adoptado como hijo del Padre celestial. (Jn. 1.12)

Nuestra iglesia está abierta para recibir a todo cristiano que se ha distanciado del Señor y de su pueblo, lo mismo que a todo cristiano que se identifica con nuestra Declaración de Fe, Misión, Visión, Valores y desea congregarse en nuestra iglesia (En el “Acuerdo de membrecía” Se encuentran los detalles de admisión).

V. Madurar en la vida cristiana:
Tal como lo dijo San Pablo:a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí”. (Col. 1.28, 29) la tarea más relevante de la iglesia y de su liderazgo es llevar a la madurez cristiana a cada cristiano. Tal como es expresado por el mismo apóstol escribiendo a los gálatas:    Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros…” (Ga. 4.19)

VI. Practicar el compañerismo:
La comunión cristiana es clave dentro y fuera de la iglesia. Relaciones sanas y fluidas hacen de la iglesia mucho más que un lugar de culto, generan un espacio saludable para construir amistades sólidas, disfrutar de mutua edificación y cumplir juntos La Gran Comisión entre otras muchas cosas. (Jn. 13.34,35)

VII. Expresar al mundo, la fe que nos ha cambiado:
Reconocemos la vocación misionera de la iglesia y su intencionalidad en llevar el evangelio por medio de sus miembros orando, dando y yendo a los que no han nacido de nuevo y menos oportunidad tuvieron de escuchar sobre la salvación. (Hch. 1.8)

Creemos que la fe se comparte no solo con palabras, sino también con obras de amor que ponen de manifiesto el corazón de Cristo. Obras de amor que no esperan nada a cambio, que son parte integral de la fe cristiana para el hombre integral. (Mt. 5.16)