La calidez de las personas, realmente reflejan el amor de Dios.

Silvia M, Santa Fe